Los héroes de Malvinas

Imprimir Imprimir

Era el año 1982 y el país se convulsionó con el intento de tomar las Islas Malvinas; había un gobierno militar de Argentina.

Allá fueron esos casi niños que estaban cumpliendo con el servicio militar (obligatorio entonces) y otros que lo habían hecho en años anteriores y fueron convocados.

La Niña, tan “niña”, tan pequeña en cantidad de habitantes, tuvo varios de sus hijos comprometidos con esa empresa tan dolorosa por las vidas que costó y el fracaso final.

Entre los jóvenes de La Niña, dos estuvieron en el frente: uno es Sergio Brangeri, artillero, asignado a Puerto Argentino.

Hoy es empleado de Banco, padre de familia y gran persona. Seguramente guarda en su corazón las escenas de horror que tanto impactan a un ser humano y, más aún, a alguien tan joven.                                   

Aquí vemos a Sergio (Queco) Brangeri en acción junto a sus compañeros

Otro de los jóvenes que vio la guerra de cerca fue David Bozzuffi. También artillero pero asignado al destructor Comandante Piedra Buena. Cuenta David que ellos asistían al Crucero General Belgrano. Expresa uno de aquellos jóvenes que vivió la tragedia:

“Luego de dos horas de maniobra de trasvase de combustible, nos alejamos rápidamente para cumplir con nuestra misión, con rumbo hacia el Este en acercamiento a la flota británica, acompañados por los destructores A.R.A Bouchard y A.R.A Piedrabuena, mientras el buque tanque A.R.A Puerto Rosales quedó anclado en la Isla de los Estados”.

Era el 2 de mayo de 1982.

Este es DAVID BOZZUFFI , delante del cañón que le asignaran en el buque Piedra Buena.

 

Acá está en la sala de armas del buque

Aquí se lo ve en la cubierta del buque. a lo lejos , en el mar, una lancha torpedera chilena cuya misión era obstaculizar la tarea de abastecer a loos buques argentinos en el puerto deUshuaia

Hubo otros jóvenes de La Niña que, si bien no estuvieron en las islas ni en el mar, permanecieron en el continente, seguramente tan angustiados, pendientes y asustados como todos aunque tuviesen el corazón henchido de patriotismo. Entre ellos:

Marcelo Bonardi                                                                    y Jorge Silva.(foto)